Cuando planeas un viaje sueles dejar muy bien preparado el tema del alojamiento. Sin embargo, para un viaje por carretera debes tener en cuenta también el mantenimiento de tu auto. Pues será el encargado de recorrer todos los kilómetros que te separan de tu destino. En esta entrega del blog te damos unos consejos básicos para tener todo a punto antes de realizar el viaje en tu vehículo.

¿Qué revisar antes de realizar un viaje por carretera?

Los neumáticos son una de las partes más importantes de tu auto. Pues su adherencia con el asfalto puede acabar determinando la diferencia entre un derrape o un susto. Es fundamental que antes de adentrarte en un viaje por carretera compruebes su desgaste y el estado de los flancos.

Por otro lado, están los frenos. Tendrás que comprobar los fallos en los discos y las pastillas. Aunque no te percates de ello, saber medir los tiempos de frenada hace que el freno conserve una mayor vida útil.

Otra parte importante es el nivel de aceite y la fecha de la última vez que realizamos el cambio. Recuerda que siempre debes revisarlo en frío y con el coche a un nivel normal. El aceite de motor no es el único líquido esencial sino que hay más niveles en tu coche que debemos cuidar: el limpiaparabrisas, el nivel de agua y el del líquido de refrigeración son algunos.

Además, en un viaje por carretera es muy posible que conduzcas a altas horas de la noche. Por ello, las luces de tu vehículo deberán estar operativas al cien por cien, pues mejoran la visibilidad. Si lo que te duele es el bolsillo, es importante que sepas que te puedes llevar una buena multa si las luces no se encuentran en correcto estado.

Por último, no te olvides de llevar siempre las cadenas si sales en época de invierno y una lata de aceite multi – usos como WD-40 para ayudarte en cualquier imprevisto. Como por ejemplo ayudarte a aflojar las tuercas en caso de pinchazo y tener que cambiar la rueda. O incluso para proteger la batería de la humedad y evitar así fallos eléctricos.