En el blog de hoy te compartiremos los pasos clave para limpiar tus tijeras de podar, lubricarlas y afilar su cuchilla. ¡vamos!

¿Por qué limpiar tus tijeras de podar?

Como sabes, es importante mantener siempre tus herramientas de bricolaje y de jardín para preservar su rendimiento y extender su vida útil. Este mantenimiento es aún más importante para unas tijeras de podar porque si no la mantienes y limpias bien, puedes contaminar las plantas con enfermedades. De hecho, en cada corte, se depositan residuos de savia que atraen polvo, bacterias y otra suciedad. Son estos residuos los que pueden dañar las plantas. Por lo tanto, debes limpiar regularmente tus tijeras de podar.

Paso 1: limpia las tijeras

Primero, debes limpiar completamente las tijeras. Para hacer esto, primero elimina todo rastro de savia y otra suciedad, luego desinfecta la cuchilla contra las bacterias. Para la limpieza, recomendamos usar un poco de agua jabonosa para una limpieza regular.

Limpia tus tijeras de podar:

  1. Primero, limpia a fondo tus tijeras de podar. Para hacer esto, aplica jabón sobre un paño y frota las áreas incrustadas con resina.
  2. Luego desinfecta la cuchilla. Para hacer esto, aplique un poco de alcohol, luego frota la cuchilla con un algodón empapado.

A menudo es aconsejable desinfectar la cuchilla con cada corte de la planta para no correr el riesgo de transmitir bacterias de una planta a otra.

Paso 2: lubrica las tijeras

Después de limpiar tus tijeras de podar, deberás lubricarlas. Como era de esperarse, WD-40 Multi Uso será tu mejor aliado en esta situación! Además de lubricar, aflojará el mecanismo y lo protegerá de la corrosión y el óxido.

Lubrica las tijeras de podar:

Agita el producto y rocíalo sobre las partes móviles, así como el cierre, utilizando el tubo de extensión. Opera las tijeras de jardín para que el producto penetre. Limpia el exceso de producto con un paño. Encontrarás que tus tijeras de podar son mucho más fáciles de manejar una vez lubricadas.

Entonces, ahora que lo sabes, limpia periódicamente tus tijeras de podar y sácales el mayor provecho.