Las cercas de jardín de metal son una gran inversión para tu jardín y hogar. Ofrecen durabilidad y realmente pueden añadir un aspecto elegante y estilo a su hogar. Una vez que hayas hecho esta adición a su hogar, es importante mantenerla para asegurarte de aprovechar al máximo tu inversión. En este blog te compartimos una guía simple para ayudarte a cuidar tu valla metálica de jardín

Paso 1: Lava la cerca

Lava la cerca usando agua a presión con una manguera para eliminar la suciedad que se ha acumulado a lo largo del tiempo. Si la suciedad es mucha y lavar con agua no funciona, puedes usar jabón para ayudar a acelerar el proceso.

Paso 2: Elimina el óxido

Si tu cerca no es nueva, este debería ser el primer paso antes de lavar la cerca. Puedes eliminar el óxido utilizando cualquiera de los productos WD-40 ya que ayudan a penetrar el óxido y permitir que se caiga por sí solo o con una toalla para limpiarlo. Un excelente producto que elimina y protege su cerca metálica de jardín es el WD-40 Specialist Lubricante de Silicona.

Paso 3 – Aplica Primer

Elije un primer que sea adecuado para tu valla metálica de jardín. También asegúrate de que este tenga inhibidores de óxido para mantener la puerta libre de óxido.

Paso 4 – Lubrica las cerraduras y bisagras

Este es uno de los pasos más importantes y es crucial elegir el lubricante adecuado para él. Puede usar el mismo WD-40 Specialist Lubricante de Silicona para lubricar las cerraduras y las bisagras de la cerca metálica de tu jardín. ¡Es importante que uses el lubricante una vez al mes para garantizar que la cerca dure por muchos años!

Paso 5 – Pintar

El paso final del proceso de limpieza es pintar la cerca metálica del jardín. Este paso no es necesario hacerlo cada vez que limpies tu puerta de metal, una vez al año es suficiente. Asegúrate de elegir una pintura que sea adecuada para el tipo de valla metálica del jardín que tengas. Pintar la puerta también proporcionará una capa adicional de protección contra el óxido.