Con el paso del tiempo y si no haz realizado un mantenimiento adecuado, es normal que la cerradura de tu buzón se vaya deteriorando y volviéndose más sensible. En este blog te presentamos unos sencillos pasos para que puedas cambiar la cerradura tú mismo de forma rápida y sencilla.

Pasos para cambiar la cerradura del buzón

Primero debes abrir el buzón. Si tienes la llave a la mano y la cerradura, aunque mal, todavía funciona, entonces puedes hacerlo usándola. En caso que la cerradura ya no funcione o hayas perdido la llave, tan solo debes realizar un agujero en el centro de la cerradura, justo en el lugar en el que meterías la llave, con un taladro usando una broca para metal.

Una vez abierto el buzón, si quieres cambiar la cerradura, debes de retirar la vieja. Si es de las que se sostienen a presión solo tendrás que empujar hacia fuera con un poco de fuerza. Si la cerradura está sujeta por una tuerca, debes aflojarla apoyándote con una llave inglesa que girarás hasta que la tuerca se suelte. Recuerda que si la tuerca está dura u oxidada y no resulte fácil de soltar, puedes rociarar un poco de WD-40 Multi-Uso para ayudar a aflojarla y liberarla.

A continuación, con un desarmador pequeño, saca el tornillo que sujeta la leva (la pieza metálica alargada que hace que la llave gire) y retira el resto de la cerradura vieja. Para colocar la nueva cerradura es recomendable que el nuevo mecanismo sea similar al anterior para que encaje bien. Para ello, puedes acudir a tu ferretería de confianza para que te proporcionen una de las mismas características.

Desmonta el nuevo mecanismo e introduce la parte de la cerradura por el agujero del buzón y la sujeta con una pestaña de fijación. Encaja la leva o pestillo y comprueba que gire correctamente. Te recomendamos hacer este paso con la llave de la cerradura puesta para comprobar si cierra bien. Finalmente, sujeta la cerradura con una pieza de fijación como puede ser una tuerca.

Ya haz cambiado la cerradura del buzón, pero ¿cómo puedes mantenerla en perfecto estado?

¿Cómo proteger una cerradura?

Además de aprender a cambiar una cerradura, debes conocer como protegerla para alargar su vida útil. Para que la cerradura resista más tiempo y evitar tener que cambiarla porque se estropee, una vez instalada, recuerda aplicar WD-40 Multi-Uso sobre la cerradura y sus partes. Así evitarás el óxido y la corrosión derivada de la exposición del buzón a la lluvia o el frío y al mismo tiempo dejarás lubricada la cerradura para que la llave gire siempre con facilidad.

Con un buen mantenimiento de la cerradura evitarás que la llave se atasque, se rompa al girar o chirríe de forma molesta. Con WD-40 Multi-Usos funcionará siempre como si fuese nueva.